Seguinos por mail

jueves, 20 de septiembre de 2012

Receta: Tallos de remolacha en pickle


Los pickles son una forma fácil y sana de conservar vegetales, y en este caso de aprovechar partes de ellos que muchas veces desechamos.

Miren esta receta que nos acercan nuestros amigos de Cómo/Como: 



Las riquísimas remolachas vienen con un lindo ramo de tallos y hojas. Generalmente comemos las remolachas y descartamos el resto. Pero estas partes se pueden usar y son realmente muy ricas. En esta nota nos centramos en los tallos, pero las hojas se pueden usar en una tarta o para hacer buñuelos.

Una vez cortadas las hojas, les tenemos que sacar el tallo duro del medio. Cortarlos del largo necesario para que entre en el frasco que vayan a usar. Es aconsejable hervir el frasco por unos 20 minutos para esterilizarlo.

En una ollita, ponemos a calentar vinagre con agua, en una proporción de 3 a 1. Si quieren un pickle más ligero pueden poner más agua. Agregar una cucharada de sal y 2 de azúcar por cada litro de mezcla. Poner granos de pimienta, clavo de olor, hojas de laurel y semillas de coriandro. Es muy importante infusionar bien con especias para lograr el típico sabor a pickle.

Una vez que hierve, agregar los tallos ya cortados y apagar el fuego. Dejar reposar 15 minutos y luego pasar los tallos al frasco y llenar con el líquido hasta tapar completamente. Poner la tapa y dejar enfriar a temperatura ambiente.

Si lo van a conservar en heladera, esperar a que enfríe y guardarlo. Si quieren una conserva para guardar en la alacena, les recomendamos esterilizar bien el frasco y la tapa.

Los pickles son riquísimos para comer en un sandwich, acompañando una carne o en una picada.

www.facebook.com/cc.como


En Tallo Verde tenemos remolachas orgánicas, hacé la prueba!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias, me encantó!

Anónimo dijo...

Se puede hacer con cualquier verdura?

Desde Tallo Verde dijo...

Hola! podés usar otros tallos similares, como el de nabo o rabanito, que realmente van muy bien y son picantes y un toque amargos. O sino verduras como brócoli, zanahoria... siempre con la misma técnica. Saludos!